Vaginoplastik Verfahren

La creación de una neovagina es una de las operaciones más importantes durante la transición médica de las mujeres transexuales.

Hay tres tipos de vaginoplastia:

– La inversión del pene y la vaginoplastia (la operación más común para la reasignación sexual)
– La vaginoplastia intestinal (recomendada para el control o cuando el paciente tiene un pene de tamaño inadecuado)
– Trasplante no-genital (generalmente realizado después de una cirugía oncológica, infecciones, traumatismos o cuando la paciente de MtF no desea tener cavidad vaginal para tener relaciones sexuales con penetración)

La vaginoplastia en el contexto de reasignación sexual se lleva a cabo en una sola operación y puede completarse con un segundo paso para una mayor feminización del sexo.

Antes de la cirugía, es necesario que el paciente se quite todos los pelos del escroto y del pene, lo cual puede tardar entre 3 y 6 meses.

El éxito de una vaginoplastia MtF resulta en la creación de una vagina y un mons pubis de aspecto natural, que sean sensibles y funcionales.

La operación en sí consiste en una ablación escrotal y una creación de labios menores y mayores, creando un neoclítoris sensible y una cavidad vaginal de tamaño satisfactorio para permitir relaciones sexuales con penetración.

Otros elementos tienen su importancia: una continuidad de los labios mayores, una apariencia húmeda de los labios menores, una lubricación natural de las paredes vaginales permitiendo una fluidez de las relaciones. También una capucha clitoridiana elaborada para una apariencia más natural y de mayor sensibilidad.

El cirujano usa la piel del pene y un injerto de piel del perineo escrotal para crear la cavidad vaginal. El labio mayor se crea con la parte lateral del escroto y el neoclítoris se construye con la parte dorsal del glande del pene.

El labio menor y el revestimiento vestibular se construyen con un trasplante de uretra y de la piel del pene. Se acorta la uretra pero pueden ser necesarios trasplantes de otros sitios donantes como en la parte inferior del abdomen por ejemplo.

Segunda etapa opcional, 3 meses mínimo después de la vaginoplastia:
– labioplastia para trabajar la comisura de los labios menores
– capucha clitoridiana para mejorar la apariencia del neoclítoris

Vaginoplastia intestinal
Ventaja: creación de una vagina de 12-15cm, vascularizada y naturalmente lubricada evitando asi el uso de lubricantes tipo gel para tener relaciones sexuales. Además, la dilatación postoperatoria es mucho menos restrictiva.
Desventajas: existe un riesgo de exceso de secreciones vaginales. Lo cual puede tambien causar mal olor vaginal.
Por estos motivos, la vaginoplastia intestinal se usa para correcciones y no para una creación.

Trasplante no-genital
Muchas veces se practica esta operación para la reconstrucción genital por trauma, después de cirugía oncológica o infecciones graves. Asimismo se practica para los transexuales que no desean tener un canal vaginal permitiendo la penetración durante el acto sexual. En este caso, el sexo femenino sólo se construye externamente (clítoris, labios, monte de venus).

Postoperatorio
De 4 a 5 días de reposo con un Vaginal stent para poder fijar las paredes y favorecer la creación de una microvascularización.
Con el fin de prevenir la necrosis o el cierre de cavidad, es necesario usar un dilatador vaginal varias veces al día durante 6 semanas, luego reducir gradualmente su uso hasta 2-3 veces por semana. Este uso también depende de la frecuencia de las relaciones sexuales con penetración.

ZSI es el único fabricante europeo de esfínteres urinarios artificiales y de implantes de pene maleables e hidráulicos como soluciones para los problemas urológicos masculinos (incontinencia), complicaciones sexuales (impotencia), y de identidad de género (prótesis para hombres trans y mujeres trans).