Porque los implantes de ZSI para FTM ?

Al hablar de transexualidad solemos evocar la imagen de un hombre que quiere convertirse en mujer. No obstante, debemos saber que a una de cada 15.000 mujeres le gustaría hacer el paso para tener los atributos físicos masculinos. Para la persona que realiza esta transformación, el camino es largo y difícil, y está marcado por diferentes etapas, lo que incluye una faloplastia.

Las mujeres biológicas que desean llevar a cabo una transformación completa para convertirse en hombres son llamadas pacientes FTM (female to male).

Estos pacientes suelen jóvenes, por lo tanto, para que su cuerpo se transforme, reciben inyecciones de testosterona y, así, la libido aumenta. Con esto, suelen surgir dudas sobre sexo: “¿Puedo tener relaciones sexuales con una faloplastia?”.

A pesar de los esfuerzos de los cirujanos plásticos por darle la apariencia y la sensibilidad de un pene, la faloplastia FTM no tiene el glande de tejido esponjoso o cuerpos cavernosos eréctiles firmemente anclados en la base del pubis, lo que esencial para lograr una erección. Para esto, es necesario usar un implante de pene.

En 2016, ZSI elaboró implantes específicamente diseñados para faloplastias FTM: los implantes ZSI 100 FTM y ZSI 475 FTM. Anteriormente, los cirujanos competían en ingenio para adaptar los implantes de pene para hombres biológicos en las faloplastias FTM, pero se detectaron varios problemas luego de implantar a transexuales productos diseñados para hombres biológicos. Les explicaremos las soluciones que ofrecemos con nuestros implantes específicos para FTM:

(Gráfico de un pene con glande y cuerpos cavernosos)

IMPLANTES PARA FALOPLASTIAS ZSI 100 FTM Y ZSI 475 FTM

El implante de pene estándar solamente fue desarrollado para utilizarse por los hombres biológicos. Hay diferentes categorías: maleables, inflables de dos componentes e inflables de tres componentes (ver los gráficos), pero todos fueron pensados para ser insertados en los cuerpos cavernosos del pene. El implante de pene estándar compensa la disfunción eréctil de los cuerpos cavernosos aprovechando su sólida adaptación a la base púbica — aún no existe una solución para el glande.

 

Implantes de pene estándar

Si bien se adaptan a la disfunción eréctil de los cuerpos cavernosos, los implantes de pene estándar no se adaptan al problema de la faloplastia.

Implante maleable

 

Implante inflable de 3 componentes

 

Implantes ZSI FTM

Los implantes ZSI 100 FTM y ZSI 475 FTM fueron diseñado para ser insertados en una faloplastia y para resolver los problemas que presenta el implante de pene estándar.

Los implantes de pene FTM son adaptados

El implante de pene estándar se compone de dos tubos alargados — de entre 13 y 14 mm de diámetro — más o menos cónicos en sus extremos para entrar en los cuerpos cavernosos. Esta estructura no tiene relación alguna con la faloplastia. Además, la parte distal del implante estándar es estrecha y existe el riesgo de perforación de la faloplastia durante el coito.

Implante “estándar”

Ya sean inflables o maleables, los implantes para faloplastias FTM tienen forma de pene. Cumplen el papel de esqueleto, con lo cual “estructuran” la faloplastia que, sin el implante, sería simplemente un tubo de piel inerte.

 

Implante ZSI 475 FTM

Implante ZSI 100 FTM

 

Fijación de los implantes de pene ZSI 475 FTM y ZSI 100 FTM

La faloplastia, a diferencia del pene, no tiene cuerpos cavernosos. El implante de pene debe ser fijado en el pubis para lograr una erección estable y eficaz. Los implantes de pene estándar plantean un problema de fijación en el pubis, ya que fueron diseñados para ser insertados en los cuerpos cavernosos. El implante de pene estándar no tiene nada que pueda fijarse al pubis.

  • No es posible realizar una fijación directa del implante ya que la sutura desgarraría el silicón de la parte proximal frágil y cónica.
  • Fijarlo indirectamente es la única solución. El cirujano debe realizar una bolsa con una prótesis arterial en Dacron, lo que generaría costos adicionales para el centro. Esta “bolsa” se cose directamente en el pubis. El implante de pene estándar se inserta en la bolsa. Debido al uso constante, no es raro que el implante de pene estándar salga de su “bolsa”.

Los implantes para faloplastia tienen una parte proximal cuadrada, rígida y perforada, lo que permite darle un buen agarre al hueso púbico mediante sutura o tornillos.

 

 

Los implantes de pene FTM ZSI 475 FTM y ZSI 100 FTM tienen un ángulo de erección estudiado

Los implantes estándar se presionan contra el pubis sin ningún ángulo de compensación. Durante la penetración, esto genera tensiones significativas en el implante, con lo cual se favorece la “salida” de la bolsa en Dacron o la separación completa del conjunto.

Esquema de un implante estándar en erección “pegado” a la sínfisis

El implante de pene FTM no está alineado con la sínfisis púbica (la articulación que une los dos huesos púbicos en la posición media). Hay un ángulo entre la placa de fijación al pubis y el implante en erección. Este ángulo reproduce el ángulo natural del ligamento suspensorio del pene. Es adaptado para la penetración y reduce la tensión en el pene y, por lo tanto, en el implante.

 

Los implantes de pene FTM tienen una angulación estudiada en detumescencia

Los implantes de pene estándar desinflados no fueron diseñados para ser doblados. Cuando está desinflada, la parte proximal de silicón está fijada al pubis. La parte inflable libre en la faloplastia frota la parte fija, con lo cual provoca un desgaste prematuro de las paredes que puede resultar en una rotura bajo presión. Este es un problema recurrente para los implantes estándar.

bassin_position02

Esquema de un implante estándar desinflado “pegado” a la sínfisis

ZSI 475, unión parte inflable y rígida

El ángulo que se forma entre el implante de pene FTM y el pubis y la presencia de una lengüeta de soporte interno a la parte inflable acompaña a la curvatura del implante desinflado y reduce el riesgo de que se doble y se rompa (ver el gráfico).

Aspecto del implante ZSI 475 FTM desinflado « sostenido » por la lengüeta interna

El ángulo de salida del tubo de los implantes de pene FTM es adecuado para la faloplastia

El implante de pene estándar fue diseñado para ser colocado en los cuerpos cavernosos agarrados a las ramas pubianas situadas entre las piernas. Los tubos del implante de pene estándar se giran hacia delante y hacia el escroto, donde se encuentra la bomba.

En el caso de la faloplastia, la parte que debería estar entre las piernas está fijada al pubis. Los tubos salen hacia arriba y en dirección opuesta a la bomba intraescrotal, que se encuentra abajo. Los tubos deben hacer un bucle hacia abajo. Esto conduce a la fatiga prematura de los tubos, con lo cual podrían romperse.

Por último, al estar angulados en sentido “contrario”, los tubos de los implantes de pene estándar pueden ser evidentes bajo la piel y esto resulta antiestético. Esto podría ser un problema para un paciente que desea ser discreto respecto de a su implante de pene.

Implante estándar mostrando el ángulo de salida de los tubos hacia delante

Para el implante de pene ZSI 475 FTM, el ángulo del tubo que conecta la parte inflable con la bomba es lateral a fin de no lesionar la uretra. El tubo se ubica hacia abajo para llegar a la bomba intraescrotal de forma natural sin acodarse y, además, no está doblado, por lo que se elimina todo riesgo de rotura.

El glande del implante de pene FTM

El implante de pene estándar tiene una parte distal con forma de ojiva hecha en silicona densa. Puede perforar la faloplastia durante el coito. Esta forma de ojiva de poco diámetro está lejos de poder imitar a un glande y de llenar la faloplastia.

El glande del implante de pene FTM permite un buen llenado del extremo distal de la faloplastia que reproduce la sensación del glande del hombre biológico a la vista y al tacto. La silicona utilizada es de baja densidad, lo que reduce el riesgo de compresión del tejido cutáneo. El glande también proporciona una buena superficie de contacto en el interior del retazo durante el coito, distribuye la presión y reduce el riesgo de perforación.

En caso de producirse fibrosis en la faloplastia, el cirujano podría tener dificultad para desarrollar el glande de 25mm de ancho hasta su posición final. El glande está hecho de silicona plena y el cirujano puede cortarlo y reducir su tamaño fácilmente con una tijera Mayo.

Además, este glande ha sido diseñado para respetar a la uretra. El glande tiene una parte inferior aplanada cubierta por una ranura para respetar el paso de la uretra y evitar que pueda haber zonas de presión.

 

El cuerpo del implante de pene FTM está diseñado para “rellenar” la faloplastia

El implante de pene estándar debe introducirse en el cuerpo cavernoso. Una vez inflado, su diámetro se limita a entre 14 y 16mm.

La mayoría de las veces, los cirujanos colocan un único implante inflable de los dos con los que cuenta la prótesis. De esta manera, relleno no es suficiente ya que el implante estándar “nada” en la faloplastia y no existe un glande.

El hecho de colocar solamente un implante en la faloplastia también plantea un problema de fiabilidad. El cirujano debe cortar y sellar uno de los dos tubos colocados en la prótesis inflable que se ha removido. La presión en las prótesis inflables puede llegar a más de 500 mbar. Las fugas de líquido hidráulico son frecuentes, con lo cual el funcionamiento de la prótesis comienza a tener fallas rápidamente.

Algunos cirujanos colocan las dos prótesis inflables del implante estándar en la faloplastia. De esta manera, el nivel de “relleno” mejora, pero plantea varios problemas:

  • Ambos extremos se “enlazan” en la faloplastia,
  • Las prótesis se superponen, se entrecruzan, se separan y dan la vuelta, porque son libres en la faloplastia.
  • Es necesario hacer dos fijaciones separadas en el pubis con dos “bolsas”.
  • Se duplica el riesgo de “desprendimiento”.

El cuerpo del implante de pene para faloplastia alcanza los 22 mm de diámetro cuando está inflado. A esto hay que sumar la grasa y el grosor de la piel de la faloplastia y, por ello, alcanza un diámetro total de 40 mm. Con el glande, este diámetro proporciona una apariencia de pene.

El implante de pene FTM tiene una parte inflable mejorada

Uno de los implantes de pene estándar disponibles en el mercado tiene una única pared fina hecha de una mezcla de silicona y plástico. Aparte del sonido poco natural del plástico arrugado al mover la faloplastia, hay un riesgo significativo de perforar la pared del implante en caso de realizar un movimiento brusco.

La parte inflable de los implantes de pene FTM se compone de tres capas: un cilindro interior hecho de silicona, un cilindro de poliéster, un cilindro en silicona revestido de PVP para evitar las infecciones. Si una aguja de sutura llegara a rozarlo de manera fortuita, el riesgo de perforar el tubo de silicona interior es limitado.

El tejido de poliéster usado es una prótesis arterial cuya calidad ha sido probada y es reconocida porque soporta múltiples pliegues sin debilitarse o rasgarse.

 

Estructura de la parte inflable de los implantes ZSI 475 FTM

El problema del tamaño de la bomba de los implantes de pene estándar

La bomba del implante de pene estándar, colocada en el escroto, es lo suficientemente grande para permitir acelerar el llenado y aceptar el sistema de desinflado de tipo “one touch”. Esto es posible en el hombre biológico porque, después de los 50 años, el escroto se agranda y es más flexible.

Estas bombas tienen problemas para encajar en los escrotos de los transexuales ya que se realizan a partir de los labios mayores, que resultan pequeños. Las bombas de los implantes de pene FTM son menos voluminosas y, por lo tanto, más fáciles de colocar.

 

CONCLUSIÓN

Las diversas complicaciones que surgen al colocar implantes de pene estándar en faloplastias han permitido resolver sus fallas y pensar en mejoras. Además, ha sido posible desarrollar implantes de pene perfeccionados y diseñados especialmente para los transexuales FTM.

Los implantes de pene ZSI 475 FTM y ZSI 100 FTM, adaptados para faloplastia, resolvieron el problema de la fijación al pubis al darle un “esqueleto” a la faloplastia. Los tubos fueron correctamente “enderezados” y las debilidades fueron reforzadas de manera concreta.

Los implantes de pene FTM deberían reducir significativamente la tasa de fallas y de revisión y los costos incurridos al reemplazar los implantes inadecuados. Más importante aún, los implantes de pene FTM mejorarán la satisfacción del paciente y el desarrollo personal.