Por qué ZSI para las personas MTF?

Las personas MTF nacieron con una anatomía masculina, pero su género es femenino. Para corregir esta disforia de género, muchas de ellas, tal como lo hacen los individuos FTM, recurren a las cirugías reconstructivas, de las muchas que existen.

La construcción de la vagina es una de las operaciones más solicitadas.
Esta neovagina es una especie de «túnel” que se crea entre el recto, la uretra y la vejiga. La anatomía masculina solo tiene un pequeño colgajo de tejido en el perineo a partir del cual se puede crear una vagina. El cirujano crea un espacio de entre 12 y 18 cm detrás de la vejiga, dependiendo del tamaño del paciente.
Una vez que se ha creado este “túnel”, las paredes internas deben recubrirse con tejido, si no, se volverán a cerrar, como pasaría con cualquier herida. La mayoría de los cirujanos utilizan la piel del pene o de los testículos, así como del revestimiento de la uretra. Si se deja esta neovagina tal como está después de la operación, podría retraerse o generar necrosis y, al cabo de seis meses, se habrá vuelto a cerrar. Por lo tanto, se debe aplicar correctamente los tejidos de esta neovagina contra las paredes del “túnel” para que genere una nueva vascularización. Esta vascularización «alimenta” al nuevo órgano. Es necesario que, hasta que se haya completado la cicatrización, la neovagina se mantenga abierta con el propósito de que mantener su amplitud.

Un fabricante ofrecía un producto hecho de silicona. Sin embargo, la compañía dejó de fabricarlo y los cirujanos se vieron obligados a usar distintos dispositivos “caseros” (guantes rellenos de tejido, por ejemplo), que se adaptaban de forma más o menos aceptable, a fin de generar esta nueva vascularización y, así, mantener la vagina abierta ampliamente para evitar que se cierre de forma natural con la cicatrización.

ZSI, creador y fabricante de implantes de pene y urinarios, ha entendido la necesidad de crear un nuevo producto para las personas MTF.

Se trata de un “expansor”, un balón de silicona de forma oblonga que se llena de aire. Un sistema de válvula permite llenar el expansor según las necesidades y la anatomía de cada paciente.

El expansor de ZSI facilita los procedimientos de vaginoplastia y asegura una buena cicatrización de las paredes de la neovagina siempre y cuando se utilice según las recomendaciones del cirujano. Próximamente, más información en www.zsimplants.ch

Aca un vídeo que explica bien el proceso de la operación de vaginoplastia:

ZSI es el único fabricante europeo de esfínteres urinarios artificiales y de implantes de pene maleables e hidráulicos como soluciones para los problemas urológicos masculinos (incontinencia), complicaciones sexuales (impotencia), y de identidad de género (prótesis para hombres trans y mujeres trans).